661 13 06 33 / 626 83 02 38 fernanda@corpore.co

La importancia de la etapa del suelo: Pre-gateo y gateo.

Cuando tenemos a nuestro bebé queremos darle la mejor crianza posible. Nos preocupan muchos aspectos de su desarrollo. Varias de las preguntas que más me hacen en consulta son si el bebé está haciendo lo que debería con la edad que tiene, si está moviéndose de forma adecuada, y qué se puede hacer para ayudar. Las respuestas a todas estas preguntas requieren una explicación de cómo es el desarrollo sensorio-motriz en el primer año de vida. ¡Allá vamos!

Al nacer, todas las partes del cerebro de un bebé están formadas, pero no desarrolladas. Para que esto se produzca tiene que obtener información de sus sentidos. Digamos que las experiencias sensoriales son las primeras en moldear el cerebro. Los sentidos que primero se desarrollan en el útero son el sentido  vestibular, propioceptivo, y táctil. Así que a estos tres sentidos les prestaremos especial atención en esta etapa.

 

la importancia del suelo, el gateo. Corpore técnicas integrativas.

La forma en la que estos sentidos se activan es principalmente a través de una serie de Movimientos Rítmicos espontáneos, dirigidos por una parte del cerebro muy primitiva: Tronco Encefálico. Es lo que llamamos Etapa de desarrollo e Integración de los Reflejos Primitivos. Por ejemplo, cuando el bebé nace, necesita ser abrazado y mecido: “etapa de estar en brazos”, previo a la “etapa de suelo”.

Estos reflejos van a ir apareciendo dentro del útero, algunos de ellos tienen un papel decisivo durante el parto, y la gran mayoría van a ayudar al bebé a sobrevivir después de su nacimiento hasta que alcance la autonomía.

Permiten al bebé llevar a cabo la secuencia adecuada de todas las fases del Programa Interno de Desarrollo Motor: estar boca arriba, darse la vuelta, estar boca abajo, mover culete de lado a lado, reptar, ponerse a cuatro patas balanceándose sobre sus manos y pies, sentarse sin ayuda; todas ellas anteriores al gateo, y necesarias para que éste pueda darse de forma natural.

Cuando un bebé se salta una o algunas de estas etapas, puede tener dificultad en el gateo.

¿Por qué es importante que nuestro bebé gatee?

Básicamente porque es una etapa en la que el bebé puede desplazarse de forma autónoma, y en la que va a trabajar aspectos de su desarrollo tan importantes como estos:

  • Conectar ambos hemisferios cerebrales, creando vías imprescindibles para el desarrollo de las funciones cognitivas como la atención, concentración, etc.
  • Permitir el Patrón cruzado que hace posible el desplazamiento en equilibrio del cuerpo.
  • Trabajar la conciencia espacial.
  • Desarrollar la convergencia visual evitando por ejemplo un posible estrabismo en el futuro.
  • Favorecer la Integración Sensorial, sobre todo propioceptiva, táctil y vestibular, fundamental para el aprendizaje global.
  • Estimular la coordinación cerebral ojo-mano, importantísima en la lecto-escritura.
  • Desarrollar el tacto en las palmas de las manos, necesaria en la motricidad fina.
  • Permitir  las reacciones de protección básicas para el desplazamiento autónomo.
  • Ayudar a la futura lateralización del cerebro.
  • Potenciar la adquisición del lenguaje.

¿Qué podemos hacer para que nuestro bebé realice todas las etapas anteriores al Gateo?

La mejor ayuda que le podemos proporcionar es JUGAR en el SUELO. De acuerdo con Emmi Pickler y María Montessori; como padres, madres, o cuidadores, podemos:

  • Facilitar un espacio adecuado en el que explorar cuando no está en brazos, o sobre el cuerpo de la madre.
  • Permitir la libertad de movimiento observando si el bebé está realizando los movimientos de forma ADECUADA. Por ejemplo: un reptado sin apoyar el dedo gordo de los pies y posteriormente todos los dedos; o un tipo de movimiento parecido al gateo, como puede ser intentar avanzar sentado usando las piernas de forma simultánea  o girando sobre su propio eje, son avisos para valorar qué está ocurriendo.
  • Vestir a nuestro bebé con ropa cómoda que facilite la exploración. A ser posible descalzo si la temperatura lo permite. Si no, lo suyo sería usar únicamente calcetines. El calzado mejor evitarlo hasta que esté andando.
  • Respetar su propio ritmo de aprendizaje. Sin presionar. Cada fase se alcanza cuando se está preparado.
  • Intervenir lo mínimo y si es posible NO intervenir. El niño debe alcanzar cada etapa por sí solo. Es la forma adecuada de aprender. Intentar convertirnos en meros observadores, incidiendo solo si es necesario o nos pide algo.

Y por supuesto, acompañarles en el proceso no dejándole sólo, colocándonos a su altura cuando nos necesite, evitando la frustración y disfrutando con ellos sus grandes logros.

¿Qué puede estar provocando una dificultad para llevar a cabo alguna/as de estas etapas?

  • Parto prematuro, cesárea, fórceps, ventosa…
  • Problemas de Integración Sensorial
  • Factores ambientales no favorables
  • Enfermedades. Hospitalización
  • Factores hereditarios

Si observamos que nuestro bebé en la etapa de estar en el suelo: no se da la vuelta por sí mismo, no le gusta estar boca abajo, no ha iniciado el reptado o quiere ponerse sobre sus pies sin haber gateado, lo conveniente sería consultar a un profesional que lo pueda evaluar y trabajar sobre ello.

En nuestra consulta, CORPORE TECNICAS INTEGRATIVAS, contamos con un equipo formado en Terapia de Movimientos Rítmicos, Integración Sensorial, Terapia Ocupacional, Osteopatía y Técnica cráneo-Sacra con amplia experiencia en etapa Primal e Infancia.

Patricia López García
Terapeuta y Docente en Corpore Técnicas Integrativas
Terapeuta ocupacional. Osteópata
Formada en BRMT®.

 

Compartir...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+